Bajo su poncho materno, vamos soñando y haciendo libros en los que resuene su voz recordándonos:

¿Acaso no estoy yo aquí, que soy tu Madre?


Libros que anuncian VIDA, ESPERANZA, VALORES.